Kamba Kua es el nombre de la comunidad afroparaguaya de origen angoleño que cuenta con aproximadamente 300 familias ubicadas a unos 10 km. al este de Asunción, la capital de Paraguay, perteneciente al barrio Loma Campamento en la Municipalidad de Fernando de la Mora. Su nombre viene del guaraní y la traducción sería “Cueva de Negros”.

Los fundadores de la comunidad fueron un regimiento de 250 lanceros, hombres y mujeres que acompañaron al héroe uruguayo José Gervasio Artigas, en su exilio al Paraguay en 1820. El entonces gobernador del país, Gaspar Rodríguez de Francia, le dio refugio pero cuidó que no conservara ninguna influencia política, ni mantuviera correspondencia con nadie fuera del Paraguay. Su único acompañante durante el resto de su vida fue el Negro Ansina. Separó a Artigas de sus soldados y les otorgó terrenos productivos en las proximidades de la ciudad de Asunción, mientras a José Gervasio Artigas se le dió una granja en la distante Curuguatí. La tierra fue distribuida de forma equitativa y a cada familia se le otorgó una vaca, una yunta de bueyes, un arado y semillas, para asegurar su manutención y supervivencia. El proceso de adaptación no fue muy sencillo pero se logró en un plazo relativamente corto, transformar esta comunidad en un grupo productivo y económicamente pujante, que se autoabastecía y comercializaba los excedentes de producción con sus vecinos o en los diferentes mercados de Asunción. La comunidad estaba integrada muy bien en el conjunto de la vida paraguaya manteniendo una cultura diferenciada que incorporaba elementos derivados y heredados de sus raíces africanas. La paz de la comunidad fue alterada durante la Guerra de la Triple Alianza, 1864-70, cuando Paraguay peleó contra Argentina, Brasil y Uruguay. Muchos hombres pertenecientes a la comunidad Kamba Kua fueron enrolados en el ejército paraguayo, y junto al resto del país, sufrieron tremendas pérdidas de vidas.

La comunidad tiene un fuerte problema relacionado a la ausencia de un título formal con respecto a la posesión de sus tierras. A pesar de que el Presidente de Paraguay en aquel entonces, Gaspar Rodríguez de Francia, les otorgara 100 hectáreas de tierras a los Lanceros, el Estado retuvo la propiedad de la tierra y no existía documento alguno para validar la posesión de la comunidad Kamba Kua. Antes del advenimiento de Morinigo al poder esto no había constituido un problema, la comunidad podía declarar sus 120 años continuos de residencia y ocupación. Pero la tierra de los Kamba Kua se volvía cada día de mayor valor especulativo, Asunción se expandía y el vecindario inmediato de Kamba Kua, la Municipalidad de Fernando de la Mora se transformó gradualmente en el centro urbano de la ciudad capital. Mejoras en el transporte significaron que Fernando de la Mora fuese un lugar mucho más deseable para residir para aquellos que trabajaban en Asunción. En 1943 Morinigo redactó una orden presidencial por la cual expropió algunas de las tierras más productivas de la comunidad concediéndoselas a algunos de sus más preciados aliados. Este fue un golpe de gran impacto hacia la comunidad. En 1967, la situación empeoró aún más con la presidencia de Alfredo Stroessner, quien expropió 50 hectáreas de las mejores tierras que quedaban en manos de la comunidad. Las mismas fueron concedidas a la Universidad Nacional y por su parte el gobierno vendió tierras a particulares. Finalmente las tierras que quedaban en manos de los Kamba Kua eran 7 hectáreas. Tampoco se pagó ningún tipo de compensación a los miembros de la comunidad por la pérdida de esas tierras. Todo este conflicto marca una larga lucha en pro de recuperar las tierras, que les pertenecía por derecho.

danza-kamba-kua