Después de 25 años de deambular por campos de 2ª B y 2ª División el Elche CF vuelve a estar en la élite del fútbol español. Tras una campaña perfecta en la que hemos estado desde la primera a la última jornada en el puesto nº 1 nos hemos proclamado merecidamente equipo de la primera división española.
Me siento feliz y a la vez triste. Por un lado feliz por conseguir el ansiado ascenso de forma tan magistral, sin ningún tipo de objeción por parte de los rivales, todo ha ido bien desde el inicio y por una vez después de muchos años los problemas institucionales no han salpicado al equipo, gracias en su mayor parte a nuestro entrenador Fran Escribá, sin duda el gran artífice de que este equipo con un presupuesto muy inferior a sus competidores haya dado una lección al fútbol español. La tristeza que siento se debe a no poder estar al lado de los míos en estos bellos momentos. El año pasado tomé la decisión de probar suerte en tierras sudamericanas y tuve que dejar de lado una de mis pasiones, mi equipo. Ha sido un año duro para mi, un año de tomar decisiones difíciles, de abandonar a gente querida y de dejar de lado después de más de 15 años a mi equipo, 15 años en los que nos ha tocado salir corriendo para que no nos lanzaran piedras, donde hemos vivido alegrías y unas de las tristezas más grandes con la injusta eliminación en los playoff de ascenso contra el Granada, 15 años de enseñar orgulloso la casaca franjiverde por campos de toda España.

Ahora mientras todos están celebrando por las calles de mi ciudad el ascenso yo me encuentro sólo, perdido en un pequeño país y peleándome con la conexión a internet para poder compartir un poco de la felicidad de mis paisanos.
Gracias a todos los jugadores y entrenador por hacer posible uno de los sueños de mi vida y aunque me encuentre a más de 6000 km. de distancia, seguiré animando como el que más y dando a conocer todo el mundo las maravillas de mi pequeña ciudad.

Aquí os dejo unas cuantas imágenes de las celebraciones.
Se despide un ilicitano con el corazón encogido de emoción.
MUCHO ELCHE!!!